Punto Uno
Banner central top 1 separador

11 19 consejomag

Según trascendidos, el secretario de un Tribunal -integrado éste por el hijo de una ministra de la Corte de Justicia- fue “ayudado” en los exámenes. Habría sido en los concursos para cuatro cargos vacantes en dos salas del Tribunal de Impugnación. Todo suspendido.

Por Dario Illanes

La mecha la encendió esta semana el actual juez (penal) de Garantías número 2, Ignacio Colombo, postulante a los concursos para cubrir una vocalía en la Sala II y tres similares en la Sala IV del Tribunal de Impugnación. Colombo objetó no sólo las calificaciones del Consejo de la Magistratura, sino también sus modos y criterios.

El concursante envió tres notas, en las cuales no sólo rechazó los resultados sino que apuntó a supuesta parcialidad y favoritismo. El Consejo de la Magistratura lo invitó ayer a dialogar. El magistrado penal no concurrió. Presentaría un recurso de amparo.

La cuestión es que el juez Colombo (profesor de Derecho Constitucional en la Universidad Católica y UNSa) dejó expuesto a David Alejandro Miy -secretario en la Sala I del Tribunal de Impugnación, en donde es magistrado Luciano Martini Bonari, hijo de Sandra Bonari, ministra de la Corte de Justicia- como “favorecido”.

Según revelaciones “off the record”, a Miy lo habrían ayudado en los exámenes. Dicen que le dijeron las respuestas a preguntas. Con la intención de que sea juez de Impugnación.

El Consejo de la Magistratura es la institución encargada de la transparencia en las designaciones judiciales. La presidencia la ejerce la ministra de la Corte Sandra Cristina Bonari Valdés. Los consejeros son: como representante de magistrados, Guillermo Adriano Polliotto; por el Ministerio Público, Rosanna Alicia Sángari; por la Cámara de Diputados, Socorro Villamayor; y de abogados, Rodrigo Martínez Urquiza.

 

Suspensión

La próxima semana, el Consejo de la Magistratura estimaba comenzar la serie de entrevistas personales a los más de 50 postulantes para cuatro cargos de jueces de dos salas del Tribunal de Impugnación (órgano superior penal). Esto debería ser así luego de los exámenes, rendidos semanas previas, los cuales pasan por una etapa de anonimato para luego ser identificados con sus autores.

Tal como lo establece la Constitución de Salta, el Consejo de la Magistratura fiscaliza los concursos en base a los antecedentes, exámenes escritos y entrevistas.

Sin embargo, el proceso examinador se suspendió, debido a cuestionamientos al Consejo de la Magistratura. Es más, entre hoy y el próximo lunes se espera que Colombo presente un recurso de amparo, y de tal modo quede judicializado el nombramiento judicial.

 

11 19 colombo2

 

Se trata de los concursos 272, 285, 289 y 290, los que debían definir cuatro reemplazos, en la Sala II y la Sala IV. En dos de estos concursos, el 272 y 285, el Consejo ya está bastante avanzado. David Alejandro Miy, secretario en la Sala I del Tribunal de Impugnación, tenía ventaja sobre Colombo.

En el concurso 272, David Miy fue calificado con 15 puntos, siendo su inmediato perseguidor el fiscal de Impugnación Guillermo Akemeier, con 13,3. Lejos quedaron el defensor penal Víctor Clark, los fiscales Cecilia Flores Toranzos y Ramiro Ramos Ossorio, y el juez Colombo.

 

El aprobado

David Miy es secretario de la Sala I del Tribunal de Impugnación. En esta es juez Luciano Ignacio Martini, hijo de la ministra de la Corte Sandra Bonari. Martini demandó judicialmente –cuando era candidata a convencional constituyente– a la ex senadora nacional Sonia Escudero. Esto por cuanto la actual convencional lo mencionó negativamente en su libro “Víctimas de la Justicia Patriarcal”.