Punto Uno
Banner central top 1 separador

Por Natalia Aguiar
Tras el lanzamiento de campaña, las tensiones, internas y conflictos revolotean por el aire de los frentes políticos.
De hecho, la cuestión está que arde en Juntos por el Cambio, y ya resulta imposible ocultar las fricciones, internas, descontentos y diferencias irreconciliables entre los socios del espacio.

Entre ellos, la pelea más dura es entre la líder de la Coalición Cívica, Elisa “Lilita” Carrió y el neurólogo Facundo Manes, impulsado por el radicalismo como una figura fuerte que competirá en provincia de Buenos Aires con Diego Santilli.

La escalada de tensión no cesa. Carrió va a por todo contra Manes luego de que la semana pasada, el médico dijera en una entrevista, que la dirigente le había ofrecido ser candidato a vicepresidente en 2015.

Entonces como un huracán embravecido, la líder de la Coalición Cívica lo desmintió y explicó que demandará penalmente “por daño moral” contra Facundo Manes frente a “la no rectificación” de los dichos del precandidato a diputado por la provincia en la interna de Juntos por el Cambio, a quien acusó de “mitómano”. “Con la mentira no hay confianza”, dijo la referente del ARI. “Frente a la no rectificación de Facundo Manes de sus dichos, lo único que voy a hacer es una demanda por daño moral y a su prestigio académico”, anunció hoy Carrió, desde su cuenta de Twitter.

En sus redes sociales Carrió continuó con el descargo: “Para que la sociedad no piense que tengo tal grado de limitación intelectual al elegir un desconocido (Manes) como candidato a vicepresidente, dado que fui acompañada e invitada por Toty Flores, mi candidato a vicepresidente”, argumentó Carrió.

“Con la mentira no hay confianza. Solo de la verdad surge la confianza. Mi testigo es Toty Flores quien me invitó a esa cena”, concluyó Carrió por Twitter.


Sin límites

“Cuando yo miento descaradamente sobre los hechos, tengo un problema de salud mental o estoy repitiendo el modelo cristinista de mentir hasta que se crea algo”, había señalado, días atrás, la líder de la Coalición Cívica en diálogo con LN+.
El radicalismo y su malestar. Las declaraciones de Carrió generaron un fuerte cimbronazo entre los dirigentes radicales que miran con recelo pero apuntaron. A tal punto que Alfredo Cornejo se comunicó con autoridades de Pro y la CC, a quienes les pidió postergar la presentación del “manual de convivencia” para las primarias. Más justo, imposible… El ex gobernador de Mendoza convocó para hoy lunes a una reunión de los principales dirigentes de Juntos por el Cambio con el propósito de bajarle el tono a las declaraciones de los precandidatos de los distintos espacios que integran la alianza opositora. Sin embargo, saben que a Carrió nadie la frena….


¿Cuál será la verdadera interna?

Ese feroz enfrentamiento entre Carrió y Manes, además de las suspicacias, tiene nombre y apellido: Ricardo Lorenzetti, ministro de la Corte Suprema, el hombre al que Lilita le inició juicio político y al que considera un “abusador serial del poder y de la ley”. Un “lobo con piel de cordero”. El tema es que Lorenzetti sería socio de Facundo Manes en la empresa Sancor Seguros a través de un socio o “testaferro” llamado Néstor Abatidaga. La cuestión es que desde 2013, Manes y Lorenzetti comparten charlas y conferencias en La Universidad Nacional de Buenos Aires, y en otros eventos, como también las cenas anuales de INECO, el Instituto de Neurociencias, emblema de Manes. Pero fue en Noviembre de 2017 cuando Sancor Seguros, empresa de la que sería accionista mayoritario Ricardo Lorenzetti a través de sus secuaces, suscribieron un convenio con INECO para crear un Centro de Neurorehabilitación e Innovación, único en la región. Se trata de un polo de conocimiento, innovación, formación y atención de pacientes con foco en la Neurorehabilitación. De la firma de ese convenio participaron por Sancor Seguros, el presidente del Grupo, José Sánchez, El CEO, Alejandro Simón y el Director General Corporativo, Néstor Abatidaga, contacto estrecho de Lorenzetti, y en representación de INECO, los señores Facundo Manes, Gastón Manes y Marcelo Savransky. En ese instituto trabajaría la hija de Lorenzetti, Lucía, que es psicóloga por cierto.

Tanto Manes como Lorenzetti son estrategas del poder, cada uno en su rama, pero ambos con aspiraciones políticas, que ahora el médico puede concretar aunque ante una tormenta de arena. También con nombre y apellido: Elisa Carrió.

Además de negocios y objetivos políticos, Manes y Lorenzetti, comparten un asesor político: Guillermo Seita. Para algunos un operador, para otros un consultor respetado. Es propietario de la encuestadora Management & Fit; de la empresa de auditoría de medios Ejes; tiene una empresa de big data y comunicación digital llamada Prosumia junto a un socio llamado Gastón Douek, y además está vinculado a negocios con medios grandes como Espacio Clarín en Mar del Plata y en la franquicia porteña de CNN radio. Entre otros clientes de Seita se encuentran el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, el gobernador santafesino Omar Perotti, enemigo acérrimo de Lorenzetti, aunque respetan sus territorios, como el gobernador cordobés, Juan Schiaretti. Nadie reniega o niega su asesoría, salvo Lorenzetti, acostumbrado a actuar en las sombras donde se siente a sus anchas.

El vínculo es negado desde Setia y desde los tribunales, aunque advierten de la presencia del consultor en una contratación por parte de la Corte Suprema a la empresa Ejes por su servicio de monitoreo de medios, pero además, cercanos al juez -en off- advirtieron en las últimas semanas una serie de mensajes de texto que llegaron a los teléfonos de los jueces desde el número 55511 con información, notas y denuncias sobre cuatro ministros de la corte: Carlos Rosenkrantz, presidente del cuerpo, Juan Carlos Maqueda, Horacio Rosatti y Elena Highton de Nolasco, pero no había mención alguna a Lorenzetti. Así lo explica Rodis Recalt en Noticias.

Esto generó suspicacias, y entre los magistrados la “alerta Lorenzetti” ya está encendida, porque saben de las estrategias “nefastas” del “hombre al que el saco le queda grande”. Los judiciales le adjudicaron la operación de desprestigio a Gastón Douek, socio de Seita y especialista en informática. Es que en los tribunales nacionales y federales de todo el país se conocen los “artilugios macabros de Lorenzetti”, y no serían buenos augurios. Además, Manes es ungido por otro enemigo político de Carrrió, el radical Enrique “Coti” Nosiglia, socio de Lorenzetti en temas de salud, laboratorios y otros enceres. Así pues, Lilita que conoce y cuenta con información sensible, ya sabe lo que está ocurriendo y dará pelea.


Mientras tanto…

Críticas al presidente por no cumplir el protocolo de Covid en la residencia de Olivos, donde ingresan los privilegiados, los amigos del poder, la modelo y asesora de imagen de Fabiola Yañez, Sofía Pacchi , el empresario chino, Chien Chia Hong, Marcelo Tinelli, Hugo Moyano y familia, entre tantos otros empresarios, sindicalistas y políticos. En tanto el maremoto que generó la renuncia del ex ministro de Defensa Agustín Rossi para que se vuelque de lleno a la campaña electoral como diputado nacional de Santa Fe, la renuncia de Victoria Tolosa Paz a su cargo de presienta del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales, para caminar la provincia de Buenos Aires, de donde aspira ser diputada nacional y representar a sus ciudadanos. En tanto el titular de Desarrollo Social Daniel Arroyo, hizo lo suyo aunque parece que lo había pactado desde antes con el presidente, a diferencia de los dos primeros que fueron señalados por “falta de deber ético” de manera directa o indirecta por Alberto Fernández.

Además, el sábado pasado el presidente propuso debatir la duración de los jueces en sus cargos: “¿Por qué no se le puede poner un término a los tiempos de los magistrados en sus cargos?”, planteó el mandatario. “Yo sé que es abrir un debate difícil, complejo”, insistió al plantear algo con lo que muchos comulgan, porque los magistrados se perpetúan en el poder y abusan de él sin miramientos. Al igual que políticos, funcionarios públicos y demás. Aquellos que viven de las mieles del Estado.

En tanto Mauricio Macri, continúa varado en Zurich y analiza su postura en Juntos por el Cambio como un mesías o gurú, habrá que ver si tendrá seguidores. La política está que arde…