Punto Uno
Banner central top 1 separador

Por Aldo Duzdevich (*)

La Pampa, el éxito del audaz capitán Philippeaux. La sublevación del 9 de junio de 1956 encabezada por el general Juan Jose Valle, fue duramente reprimida y desarticulada en las primeras horas de producida. Salvo en Santa Rosa La Pampa, donde el capitán Adolfo Cesar “Cacho” Philippeaux, de solo 30 años, al mando de 21 soldados y un centenar de civiles peronistas logró tomar la Casa de Gobierno, las comisarias y la Radio del Estado que trasmitió hasta las 9 hs del día 10 de junio.

 

La sublevación del general Valle

El 7 de marzo de 1956, el general Juan José Valle, escapó de la prisión domiciliaria en la que estaba recluido y, junto a otros militares, comenzó a definir el Movimiento de Recuperación Nacional. Valle buscó apoyo entre civiles militantes y sindicalistas peronistas; aunque quienes ejercían en ese momento la conducción clandestina del peronismo, Raul Lagomarsino, Cesar Marcos y John William Cooke, no aceptaron la invitación de Valle para sumarse al levantamiento.

Entre otras las diferencias estaban en que el Movimiento de Recuperación Nacional no se definía claramente como peronista, incluso en la proclama que iba a ser leída no mencionaba a Perón y el peronismo; si planteaba llamar a elecciones libres y sin proscripciones. Incluso Perón, ante la primera versión del alzamiento, no manifestó su apoyo, en señal de que no compartía el plan.

Pero innegablemente, la gran mayoría de los militares y obviamente de los civiles involucrados, eran peronistas. Tal vez esa indefinición de inicio, buscaba hacer mas amplio el Movimiento, para sumar la mayor cantidad de militares posibles.

Era un plan de insurrección general, en el que se sublevarían prácticamente todas las guarniciones militares, copadas desde adentro por oficiales y suboficiales en actividad.

Pero, el movimiento revolucionario estaba infiltrado y conocidos sus planes, Aramburu y Rojas lo dejaron actuar, para hacerlos exponer y descargar sobre ellos una feroz represión.

El levantamiento comenzó en la Escuela de Suboficiales de Campo de Mayo. En La Plata, actuó el coronel Oscar Lorenzo Cogorno. A estos se sumaron luego otros puntos de rebelión en Palermo, y la Escuela de Mecánica del Ejército. Hubo focos menores en Santa Fe, Rosario, Rafaela, Río Negro y Viedma. La primer falla del plan, fue imposibilidad de montar un transmisor de radio en la Escuela Técnica Nº 5 de Avellaneda, desde donde se iba emitir la proclama que daría inicio al alzamiento. Pero, a las 22.30 el grupo que lo iba a colocar había sido desarticulado. Y la proclama solo llegó a emitirse a través de LT2 Rosario durante un par de horas, y de Radio del Estado de Santa Rosa, que trasmitió hasta que fue bombardeada, a las nueve de la mañana del día 10.

El joven capitán Philippeaux castigado en La Pampa
El 16 de junio de 1955, cuando la flota aeronaval bombardeó el centro de Buenos Aires, el capitán Adolfo Cesar Philippeaux, participo de la defensa de la Casa Rosada y el Ministerio de Guerra. Ese y otros antecedentes hicieron que en noviembre del 55 -como castigo- fuera trasladado a Santa Rosa a cargo del Distrito Militar. Los distritos eran meras oficinas administrativas, donde se tramitaban las incorporaciones de civiles al servicio militar obligatorio. Su jefe no tenía mando de tropas, en Santa Rosa eran unos 25 efectivos entre suboficiales y conscriptos, munidos solo de su armamento reglamentario.

Philippeaux en Santa Rosa no conocía a nadie. Y fue a partir de la caza deportiva que tomo contacto con el abogado Nores Martínez, quien era un reconocido peronista, y había sido juez federal en La Pampa; a él le confió lo del movimiento militar que se estaba gestando.

A fines de abril de 1956, el Capitán Philippeaux, Nores Martínez, y dos personas más, viajaron a Buenos Aires a una reunión que organizó el mayor Pablo Vicente. A ese encuentro asistieron el Coronel Fernando González, Teniente Coronel Leis y otras personas. Luego, Philippeaux habló con el general Valle y con el capitán Costales y preguntó “qué medidas se tomarán contra los camaradas que no participarán o no se plegarán al movimiento, dado que de ello dependía su participación. Y el General Valle le aseguró que no se tomaría ninguna medida en contra de los que no se plegaran o no participaran en el movimiento, y que podía darle la palabra de que permanecerían en sus puestos”.

Antes de volver hacia La Pampa, el general Valle se acercó a Nores Martínez, y le dijo que “no se olvide que se trata de una lucha entre hermanos, hay que evitar todo derramamiento de sangre”. La misma frase había escuchado de boca de Valle el resistente rosarino Juan Lucero, según reproduje en mi nota anterior sobre la sublevación en Rosario.

Este concepto tan altruista de los sublevados de no derramar sangre, y no tomar represalias contra los derrotados, no era el mismo de Aramburu y Rojas que comenzaron los fusilamientos la misma noche del 9 de junio.

 

El plan sin fisuras del Capitan Philippeaux

Con la distancia que permiten los años y las lecturas de lo sucedido en otros sitios del país, llama poderosamente la atención, la habilidad del joven Capitan Philippeaux, para integrar a la conspiración a la Policía Federal, Policía Provincial, Servicio Penitenciario Federal y los dos regimientos militares de La Pampa. Y ademas sumar una fuerza de 240 civiles peronistas que participaron de la asonada.

Comente al inicio que el Capitán a los pocos meses de llegar a Santa Rosa, conoció al Dr Nores Martinez, que si bien era peronista, no tenía llegada a sectores populares. Pero supo elegir los contactos correctos. Primero le presentó a Rodolfo “el Cholo” De Diego, quien había sido diputado provincial y dirigente del Sindicato de Comercio. La idea inicial, era que la sublevación fuese netamente militar, y que la participación civil estaría limitada a dar vivas al ejercito revolucionario.

Según De Diego, “eso sería muy fácil por su contacto con la gente de Santa Rosa, y que él creía que llamando por la Propaladora que tiene altavoces en varios barrios, la gente acudiría al llamado”. E hizo circular el rumor de la existencia de una conspiración, para que la militancia peronista estuviese alerta. De modo que ese día, con solo llamar por las propaladoras de la ciudad, los civiles acudirían masivamente a sumarse a la rebelión, como efectivamente ocurrió, lo que demostró el acierto del plan de De Diego y su conocimiento del peronismo santarroseño.

Luego Nores Martínez viajo a General Pico, donde según sus propias palabras, “no conocía a nadie”. De manera que adoptó la misma estrategia que había seguido en Santa Rosa y que le había dado resultado: hablar con una persona de confianza y cercana a los sectores populares. La persona elegida fue Rosa Blanca de Morán, quien a su vez lo puso en contacto con Luciano Manuel Ferrari, quien asumió la responsabilidad de movilizar a los peronistas de Pico.

La Policía Federal también estaba sumada a la conspiración. El oficial de la Policía Federal, José Josepes cuenta que en el mes de abril de 1956 llegaron hasta Santa Rosa, “el general Tanco y un teniente coronel, con quienes el capitán Philippeaux se trasladó hasta el distrito o su domicilio, donde permanecieron seis horas juntos” . Esta fue una reunión casi secreta, de la que también estaba enterado el mayor Amieva Saravia del Regimiento 13 de Toay.

Para controlar a la Policia Provincial, Philippeaux sumó a los ex comisarios Romualdo Francisco Pizarro y Aquiles Jose Regazzoli, quienes tenían mucho ascendiente sobre la fuerza.

En La Pampa, el poderío bélico militar no estaba en el Distrito Militar Nº 65 donde Philippeaux era el jefe. Allí había menos de una veintena de soldados y algunos pocos suboficiales. El poder de fuego militar en La Pampa residía en dos regimientos: el Regimiento de General Pico, distante 100 Kilómetros de Santa Rosa y, sobre todo, en el Regimiento 13 de Caballería de Toay, distante 15 kilómetros de Santa Rosa. Ambos regimientos aceptaron “jugar a ganador”.

El sargento primero Moreno viajaba seguido a General Pico y tenía muchos conocidos allí. A partir de las gestiones de Moreno, el regimiento de General Pico, poco a poco, fue acercándose a la conspiración. Sin embargo el compromiso que adoptó este regimiento fue el mismo que el del regimiento de Toay. Su actuación efectiva comenzaría en las primeras horas de la mañana del domingo 10 de junio, cuando estuviese claro que la revolución se hubiese impuesto en el
orden nacional y el gobierno estuviese derrotado

Oficiales del Regimiento 13 de Caballería de Toay llegaron a un acuerdo de caballeros con Philippeaux. El mayor Amieva Saravia - el segundo al mando del Regimiento 13- se comprometió a apoyar la revolución. Dijo que si la revolución triunfaba, el Regimiento 13 apoyaría, pero que si la revolución no tenía éxito, debería reprimir si así lo ordenaba el gobierno.

Sin dudas el capitán Philippeaux tenía y trasmitía la mas absoluta confianza en el triunfo de la sublevación a nivel nacional. En una partida de truco, su poder de fuego era menos de un cuatro, pero su fe en el triunfo le daban las mejores cartas del mazo.

 

Philippeaux con su mínimo ejercito y sin disparar un tiro se adueña de La Pampa

Como ocurrió en el orden nacional, en los días previos al 9 de junio de 1956 se produjeron detenciones en Santa Rosa de personas sospechadas de integrar el movimiento del general Valle. Fueron arrestados Manuel Gavilán, José Nemesio Chumbita, Rubén Sierra, Gregorio Saraste y Natalio José Masseroni. El Dr. Nores Martinez, anoticiado de la redada, se refugia en la zona de Parque Luro, allí van sus compañeros a buscarlo la misma noche del 9 de junio.

Durante la tarde noche del sábado 9 de junio de 1956, el capitán Philippeaux habló con algunos de los Suboficiales a sus órdenes dándoles a entender que se gestaba un movimiento revolucionario. Les explicó los pormenores del plan y minutos antes de las 23 horas reunió a los soldados que estaban a su cargo, veintiuno en total, en el patio del Distrito Militar. En ese momento los anotició a ellos del movimiento y les dijo que “había en el país una gran revolución nacional; que ellos iban a actuar bajo sus órdenes; que debía respetarse a todas las personas sin interesar partidos políticos; que había que evitar derramamiento de sangre y que nadie debía tirar ni un tiro por ninguna causa; que estuvieran tranquilos que él iba a actuar delante de ellos”.

Minutos antes de las 23, se presentaron en el Distrito Militar los ex comisarios Pizarro y Regazzoli, el oficial de la Policía Federal Jose Josepes y Nores Martínez. Al mando de Philippeaux, en dos caminones y un auto, partieron a cumplir cada uno su parte del plan.

Primero se dirigieron a la Jefatura de la Policía de la Provincia, donde los ex comisarios Pizarro y Regazzoli tomaron la delegación sumándola a las fuerzas rebeldes. Desde Jefatura de Policía marcharon a casa de gobierno, de allí hacia el correo, y luego hacia las dos propaladoras locales, desde donde comenzaron a transmitir por la red de altoparlantes las proclamas rebeldes, procurando el apoyo de la población civil, con un éxito notable, pues, en pocos minutos, los particulares se presentan a la delegación del Distrito Militar o a la Delegación de Policía para ser armados, dispuestos a luchar por la revolución. El objetivo siguiente sería el edificio donde funcionaba la Policía Federal; aquí fue fundamental el acuerdo previo del capitán Philippeaux con los oficiales de esa fuerza: Josepes, Picarel y Turdera. De allí se tomó Radio de Estado, desde donde se transmitió a todo el país.

La Colonia Penal se adhirió al movimiento un poco más tarde, en horas de la madrugada. A esa dependencia llamaron por teléfono Philippeaux y Nores Martínez. Hablaron con el alcalde mayor de Institutos Penales de la Nación, Carlos Néstor Sarapura, le transmitieron la noticia del movimiento rebelde, consiguieron la liberación de los presos políticos allí recluidos y el envío de todo el personal disponible armado.

 

Radio del Estado Santa Rosa, única radio rebelde

Radio del Estado tenía un transmisor de 20 kilovatios. Suficiente alcance para que el mensaje llegara a centenares de kilómetros a la redonda. La radio solía entrar limpia a la madrugada desde Buenos Aires a Santiago de Chile. El personal jerárquico de la radio estaba comprometido en la sublevación, eso garantizó que no hubiese inconvenientes técnicos para emitir.

A las 23:45, Philippeaux y Nores Martínez desde los micrófonos de la radio hicieron conocer el triunfo de la revolución en La Pampa y en todo el país . Minutos después le entregaron al locutor de turno la proclama del Movimiento de Recuperación Nacional, que fue reiteradamente leída durante toda la noche, alternada con música y marchas militares.

 

Derrota nacional, desazón y retirada

Hacia las tres de la mañana, se escuchó un comunicado del contraalmirante Isaac Rojas por Radio del Estado de Buenos Aires. En ese mensaje se afirmaba que las fuerzas de represión habían controlado totalmente a los insurrectos en todo el país y que Santa Rosa, el último bastión rebelde, estaba aislada y solo era cuestión de tiempo su rendición. A las tres treinta, llegó un mensaje a la radio del comando de Bahía Blanca que lo intimaba a silenciar la radio, pues de no hacerlo la emisora sería bombardeada. La amenaza de bombardeo se repitió varias veces mas. Parece que la aviación de guerra le había tomado el gusto a eso de bombardear civiles indefensos. Sin embargo los cinco o seis ocupantes de Radio Santa Rosa, desmentían al aire que la revolución hubiese fracasado y se mantenían en sus puestos .

Entre las cinco y las seis de la mañana, Philippeaux se dirigió rumbo al camino de Toay. Había recibido hacía pocos minutos una notificación de Saravia en la cual le informaba que, dado el nuevo escenario que se presentaba, desistía de plegarse a la conspiración. Antes de llegar al regimiento observó movimientos de tropa, y decidió retornar. Al pasar por el reten de policías de la provincia y de la Federal de guardia, les advirtió “que de observar la presencia de tropas, que hicieran disparos al aire y se dispersaran, que no se hicieran matar o herir de gusto, y que esos disparos servirían de señal para los que estaban en Jefatura”. Philippeaux, ante la evidencia de la derrota, no expuso su gente a una muerte segura, y buscó organizar la retirada lo mas ordenada posible. Volvió a Santa Rosa y recorrió cada uno de los sitios tomados, ordenando a viva voz que se dispersen.

Cumpliendo el pacto de caballeros, el mayor Amieva Saravia, esperó hasta las 9 de la mañana para movilizar el Regimiento 13 de Toay a Santa Rosa. Desplazamiento que se hizo sin disparar un solo tiro, pues las fuerzas rebeldes ya se habían retirado.

Pero, la fuerza aérea no pudo controlar sus ganas y a esa misma hora, aviones Catalina y Avro Lincoln, que habían salido de su base en Villa Reynolds, San Luis, descargaron bombas sobre la planta de la emisora de Radio del Estado. Apenas minutos antes, sus ocupantes dejaron la emisión en automático y se alejaron a campo traviesa. Hubiese bastado una patrulla de soldados para intimarles la rendición y desalojo, pero la dictadura de Rojas y Aramburu tenía registrada la marca de la barbarie, bombardear a su propio pueblo.

 

Philippeaux, retirada, captura y condena a muerte

El suboficial Nicolas Navarro al volante de un Ford 55, acompañó a su jefe en la fuga. Recuerda: “Tomamos la ruta hacia el norte con la idea de llegar a Villa Mercedes, San Luis. Al atardecer, llegando a Lavaisse, un pequeño avión nos paso muy bajo por encima. Habíamos sido descubiertos. Al llegar al puente sobre el río V, vemos un camión militar con trece tiradores apostados a ambos lados. Al vernos comienzan a disparar. Abandonamos el auto mientras el jefe respondió el fuego con su pistola 45. Yo me tire cuerpo a tierra pegado a un alambrado. El tiroteo era intenso. Después calculamos que tiraron 500 tiros y a matar. Cuando dieron el “alto el fuego”, me levante con los brazos en alto. Al capitán lo capturaron ya bien entrada la noche. Nos llevaron a la base de Villa Reynolds, y de allí a Santa Rosa”.

En un apresurado juicio sumarisimo, Philippeaux y el suboficial principal Edgardo Peluffo son condenados a pena de muerte. Al Dr. Nores Martinez, condena en suspenso por encontrarse prófugo. Firman la sentencia como Tribunal Especial: Gral de Brigada Hector Raul Lambardi, Tcnl. Alfredo Marcelo Serres, Cap. Carlos Alberto Impieri y May. Osvaldo Amieva Saravia (el complotado por pacto de caballeros). Por alguna razón de demoras en la aplicación de la ley marcial, las condenas a muerte no se cumplen.

Treinta y cuatro ciudadanos recibieron penas de uno a tres años de cárcel, sus nombres son: Edgardo Tomás Villamil, Agustín Nores Martínez, Sabino Gerardo Álvarez, Bartolo Amoroso, Clemente Bedis, Sebastián Cucco, Pedro Chejolán, Luis Armando Chejolán, Lorenzo Copelotti, Ángel Laureano Costa, Rodolfo De Diego, José Josepes, Juan Carlos Lúquez, Manuel Osvaldo Montón, Mario Macagno, Regino Miguel Márquez, Lindolfo Oscar Mussio Ramírez, Evaristo Antonio Pedraja, Adolfo Germán Picarel, Romualdo Centenario Pizarro, Aquiles José Regazzoli, Leonardo Alejandro Rodil, Justo Ivalor Roma, Santiago Sacvuzzo, Juan Augusto Turdera, Marcelino Vergara, Héctor Manuel Zolecio, Dante Pracilio, Rubén García Márquez, Ernesto David Fernández, Jacinto Chaperón, Florencio Requejo, Juan de la Cruz Calloni, Ascensión Rivera de Calloni.

Philippeaux, al igual que los demás condenados, salió libre en 1958 con los indultos de Frondizi. Su amigo personal Carlos Zavalla cuenta que: “Cacho siguió ligado a la Resistencia Peronista y jamas fracasó en ninguna de las acciones que hizo, y fueron muchas. Los pampeanos le compusieron un valsecito en homenaje al “bravo Filipó”. Cuando los muchachos de la JP robaron el sable de San Martin, por orden de Perón, Cacho fue el encargado de devolverlo al Regimiento de Granaderos”.

De 1973 a 1976 ocupó distintos cargos en el gobierno de Perón y de Isabel Perón. El 24 de marzo de 1976 como muchos funcionarios peronistas fue detenido y enviado a la prisión de Santa Rosa. Falleció en Mar del Plata el 2 de octubre del 2004.

Las fuentes de esta nota son la tesis del profesor Jorge Luis Ferrari “La rebelión del 9 de junio de 1956 en La Pampa. Análisis histórico a partir de fuentes documentales y testimoniales”, y la recopilación de entrevistas “Los pampeanos y el 9 de junio de 1956”, entre otras.

 

(*) Autor de "Salvados por Francisco" y "La Lealtad. Los montoneros que se quedaron con Perón".