Punto Uno
Banner central top 1 separador

El Gobierno de Uruguay anunció que negociará acuerdos comerciales por fuera de la estructura del Mercosur, decisión que dio a conocer mientras los cancilleres de los países socios del bloque intentaban sin éxito acercar posiciones sobre el tema y sobre la reducción del Arancel Externo Común (AEC) para acelerar una apertura comercial.

Los cancilleres de los países del Mercosur se reunieron de manera virtual durante la
jornada en el marco de la LVIII Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común del Mercosur, Estados Partes y Bolivia, en la que el canciller Felipe Solá presentó el balance de la Presidencia Pro Tempore Argentina (PPTA) 2021.

Los funcionarios de los países miembros llegaron a la LVIII Reunión Ordinaria del Consejo
del Mercado Común (CMC) con posturas diferentes sobre aranceles y negociaciones bilaterales, y así lo discutían en la sesión vespertina cuando el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay comunicó que "comenzará a conversar con terceros para negociar acuerdos comerciales extrazona".

A pesar de la decisión, el gobierno del presidente Luis Lacalle Pou negó desconocer la cláusula de la conformación del bloque del Tratado de Asunción y la Resolución 32/00 que plantean la necesidad de un consenso del resto de los socios regionales.

"Uruguay entiende que la decisión 32/00 no está en vigor, ya que nunca fue internalizada", sostuvo el comunicado dado a conocer desde Montevideo en el que reiteró que "inspirado en principios de gradualidad, flexibilidad y equilibrio, actuará conforme a ellos en materia de inserción internacional, reivindicando su calidad de miembro pleno del Mercosur.

Los temas aún pendientes estarán en la carpeta del diálogo que mantendrán el
jueves el presidente Alberto Fernández, con sus pares de Brasil, Jair Bolsonaro; de Paraguay, Mario Abdo Benítez; y el uruguayo, Luis Lacalle Pou, en la cumbre semestral de Jefes de Estado del bloque que se realizará también por videoconferencia debido a las
restricciones por la pandemia.

En ese sentido, las fuentes consultadas señalaron que el Gobierno de Brasil deberá
manifestar en los próximos seis meses si avanza en con su propuesta de implementar una reducción generalizada de los aranceles externos, entre otras cuestiones.