Punto Uno
Banner central top 1 separador

01 11 nicaragua

Ayer lunes, en el acto de reasunción de Daniel Ortega a la presidencia de Nicaragua, el embajador argentino ante ese país, Daniel Capitanich, compartió la ceremonia junto a un funcionario iraní acusado de ser partícipe intelectual del atentado terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Se trata de Mohsen Rezai, quien tiene un alerta roja de Interpol, y que asistió a Nicaragua en carácter de vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán.

Sobre él pesa una orden de captura internacional por el atentado terrorista perpetrado en Argentina en 1994, sin embargo el gobierno argentino ni siquiera intentó avanzar con el reclamo para su detención ayer en Managua. Ni Daniel Capitanich ni la Cancillería dieron una respuesta a por qué el Estado argentino accedió a compartir la ceremonia junto con uno de los sindicados por el ataque a la AMIA.

Hoy martes, la Cancillería emitió un comunicado repudiando la presencia de Mohsen Rezai en Nicaragua.

 

El comunicado de la Cancillería argentina:

"La República Argentina expresa su más enérgica condena a la presencia de Mohsen Rezai en el acto de toma de posesión del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

La Argentina reitera, como lo ha hecho en agosto pasado ante la designación de Rezai como vicepresidente de Asuntos Económicos de la República Islámica de Irán, que su presencia en Managua constituye una afrenta a la justicia argentina y a las víctimas del brutal atentado terrorista contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), cometido el 18 de julio de 1994.

El Gobierno argentino exige una vez más al Gobierno de Irán la cooperación de manera plena con la Justicia argentina, permitiendo que las personas que han sido acusadas de participar del atentado contra la AMIA sean juzgadas por los tribunales competentes."