Punto Uno
Banner central top 1 separador

12 26 fer663

Alberto Fernández prorrogó el presupuesto 2021 por todo el año que viene y autorizó al jefe de Gabinete, Juan Manzur a reestructurar partidas, una decisión que le devuelve cierta centralidad en el gabinete al tucumano.

Se trata de un mecanismo previsto en la ley de administración financiera, que le permite al presidente prolongar el presupuesto en curso si no tiene aprobado el del año siguiente y que le otorga un margen de discrecionalidad en el manejo de los recursos, que deja a los gobernadores en una situación de dependencia de la Casa Rosada aún más acentuada de lo habitual.

Manzur cree que recupera centralidad con la caída del presupuesto y convoca a gobernadores para discutir impuestos
Esta opción estuvo desde el inicio del tratamiento del Presupuesto en el tablero del oficialismo, una semana antes de la fallida sesión.

Incluso para establecer la prórroga alcanza con un decreto simple del Presidente, que no requiere revisión de constitucionalidad del Congreso como ocurre con los decretos de necesidad y urgencia, conocidos como DNU.

Pero este último instrumento sería necesario para reestructurar partidas, una facultad que tendrán Manzur y el ministro de Economía, Martín Guzmán.

"Se faculta al jefe de Gabinete de Ministros a adecuar, oportunamente, el presupuesto que se prorroga, con el fin de dar cumplimiento a la Ley de Administración Financiera y de los Sistemas de Control del Sector Público Nacional", señala uno de los artículos de la prórroga.

El gobierno no podrá enviar otro presupuesto hasta marzo, al inicio del año legislativo.

Mientras tanto gobernará por DNUs e intentará blindarlos con la mayoría que con aliados puede conseguir en el Senado.